miércoles, 17 de diciembre de 2008

Maderos Cerdos Asesinos

Esta mañana la policia atacó a una concentración pacifica en los juzgados de Evelpídon, en Atenas.

Cuando la gente concentrada decidió retirarse, recibió el ataque por parte de los antidisturbios, sin que haya habido ninguna provocación previamente. Atacaron y golpearon a estudiantes de 14 vy 15 años.

1 comentario:

Juan dijo...

CON TU PERMISO(MAXIMA DIFUSION)
Se convoca una concentración este Sábado 20 de Diciembre en Valladolid, dentro del día de solidaridad internacional con la revuelta en Grecia. Tendrá lugar en Fuente Dorada a las 19:30.

La mecha se ha prendido. Sí, la mecha se ha prendido y el fuego, la revuelta, la rabia, el odio y el amor por la libertad se empiezan a extender. La mecha se prendido y la chispa definitiva fue el asesinato de Alexandros Grigoropoulos, compañero anarquista, a manos de un policía del Estado griego, esa ha sido la chispa última, la gota que colma el vaso y hace que aquellxs que apreciamos nuestras vidas y nuestra dignidad gritemos: basta ya, y nos levantemos contra este Sistema que nos condena a la agonía y a la esclavitud, que nos roba la vida, las energías, que nos roba todos aquellos sentimientos propios de seres humanos vivos, vivos de verdad. El asesino de Alexis es un policía, la policía, ese brazo armado del Estado que sirve para defender los intereses del gobierno y de lxs capitalistas. Ahora Alexis está muerto, él ya no se puede levantar y gritar y avanzar y continuar su lucha por la anarquía, por la libertad, pero nosotrxs, todxs nosotrxs seguimos vivxs, todxs nosotrxs todavía tenemos la capacidad para alzarnos y empuñar el arma de nuestra rabia y nuestros sueños libertarios, nosotrxs todavía podemos escupir y chillar y destrozar y construir, todavía podemos y como todavía podemos hacerlo, lo tenemos que hacer, lo tenemos que hacer porque esta es la única vida que tenemos, porque hay que aprovecharla, porque para dejar que hagan con nosotrxs lo que quieran mejor estar muertxs.

Lxs compañerxs griegxs han comenzado allí su lucha, como pueden y con todas las ganas posibles, y es nuestra obligación el emprender también la lucha con todas nuestras fuerzas allí donde vivamos, porque no podemos desaprovechar esta oportunidad, porque aunque nos espere el dolor y la muerte contra el enemigo nos llama el deber, porque ya está bien de tragar y tragar y rechupetear la mierda que nos ponen día a día en el plato, porque ha llegado la hora, la hora de hacer arder este mundo que han creado unxs cuantxs hijxs de puta, la hora de construir ese mundo que anhelamos de libertad e igualdad; y está claro que esto no se consigue en un día, ni en dos ni en tres, pero no pensemos en el futuro, pensemos en que hoy, aquí y ahora, hay que empezar a sudar y a sangrar si hace falta, pensemos que hoy, aquí y ahora, ha llegado el momento de recuperar nuestras vidas, esas que nos robaron al nacer, condenándonos a la servidumbre, a la explotación y a la asfixiante monotonía. Alexis, como tantos otrxs miles de compañerxs, ha caído muerto en la lucha, pero nosotrxs que aún seguimos vivxs no tenemos que tirar la toalla, todo lo contrario, tenemos que alzar con más energía aún la llama de la revolución social y lanzarla sobre un reguero de líquido inflamable extendido sobre los cimientos del Estado y del Capital. Porque se lo debemos a lxs compas caídxs, porque nos lo debemos a nosotrxs mismxs. Intentemos que esto no se quede en una mera algarada, convirtámoslo en una verdadera revolución social. Tampoco hay muchas más palabras que decir, o tal vez sí, pero ahora no importan ya mucho las palabras, lo que importa de verdad son los hechos, las acciones. Y hay que salir a la calle, porque ahí es donde está la lucha. Somos conscientes de los riesgos, somos conscientes de que nos enfrentamos ante un poderoso y psicópata enemigo, pero lo asumimos porque no estamos dispuestos a seguir aceptando esta muerte en vida. Y no nos olvidamos tampoco de nuestrxs compañerxs secuestradxs por el Estado, ellxs han luchado y les han encerrado y nosotrxs vamos hacer todo lo posible y más para que salgan de entre esos muros y vuelvan a estar en la calle, peleando, mano a mano, todxs juntxs.

No tenemos nada que perder porque lo más valioso no lo tenemos y eso es por lo que luchamos: nuestras vidas. Así que, ¡adelante compañerxs! Preparémonos bien y enfrentémonos de una vez por todas a nuestrxs explotadores/as canallas hijxs de puta. Que se enteren de que no han conseguido aniquilar las energías de todo el mundo, que se enteren de que todavía quedamos algunxs que queremos vivir nuestra vida libremente. Salgamos a la calle, que nos encuentren enfrente gritando, clamando y luchando por la anarquía. Que se extienda la revuelta popular. Que arda la esclavitud y la explotación Que nazca ese mundo nuevo que habita en nuestros corazones, en nuestra sangre.

¡Adelante,compañerxs!
¡Nos vemos en las calles!

Antifascistas Valladolid