lunes, 19 de mayo de 2008

Nuestra palabra sobre la solidaridad con l@s Zapatistas

Enviamos este texto a colectivos y grupos por el mundo que han expresado su solidaridad desinteresada con la lucha zapatista, esperando que el constituirá el inicio de un diálogo sobre la importancia y el sentido que ellos le dan a la solidaridad con este movimiento. La solidaridad como desinteresada relación por la transformación radical de la realidad.

La lucha de l@s Zapatistas contra el opresivo y explotador estado de cosas, tanto en México como en todo el mundo, constituyó y continúa de constituyendo el esperanzador ejemplo de un “laboratorio autónomo indígena”, donde la democracia verdadera y directa se ejerce por tod@s y para tod@s.

Desde el Enero de 1994, cuando el EZLN apareció por primera vez en público, se hizo claro que sus demandas fundamentales se basaron en el rechazo de las relaciones de dominación, manipulación e imposición, el repudio de la propiedad de los medios de producción y la defensa de la autonomía en todos los aspectos de la vida.

Ciertamente, l@s indígenas Zapatistas han recorrido un largo camino en su esfuerzo por construir y desarrollar su autonomía: preparación de diez años por la formación del EZLN, aparición pública con armas, constitución de los Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas al principio y, posteriormente, de las Juntas de Buen Gobierno y de los Caracoles.

Reconocemos que este proceso era y continúa siendo difícil y complejo, pero, al mismo tiempo, comprobamos que no ha dejado ni un momento de desarrollarse, y desde luego dentro de un contexto político especialmente violento y peligroso: l@s Zapatistas no reivindican el poder, se niegan a transformarse en un partido político, se abstienen de los procesos electorales y rechazan toda intervención gubernamental en cualquier sector de su vida política y social.

Al contrario, enriquecen sus formas de autogobierno, refuerzan su organización comunitaria, impulsan la solidaridad y la participación equitativa de todos los miembros de la communidad, y especialmente de las mujeres, y preservan su objetivo de ampliar lo político y reducir lo militar, hasta hacerlo desaparecer.

Además, sus pensamientos y propuestas se profundizan continuamente, con intervenciones públicas sobre todas las cuestiónes en lo que concierne a la sociedad mexicana y mundial –manifestaciones, marchas, consultas locales e internationales, encuentros intergalácticos.
El discurso, la práctica y la realidad zapatista, interrelacionadas y autoalimentándose, su propuesta política y sus sueños, en general, responden a los deseos y las esperanzas de tod@s l@s que luchamos en nivel mundial por la subversión de la dominación capitalista y la propulsión de la autodeterminación.

Sin embargo, aunque la orientación zapatista se mantiene firme desde hace 14 años, las organizaciónes, los grupos, las “personalidades” y los formadores de la opinión pública, quienes de tiempo en tiempo se acercaron y acercan a este movimiento, no tienen la misma firmeza en lo que concierne a sus motivos y aspiraciónes.

Vanguardias de izquierda y ONGs de carácter paternalista de vez en cuando han intentado arrastrar a l@s Zapatistas detrás de su propio vehículo de usurero y sacar provechos y reconocimiento de una lucha que combate la explotación, la humillación, la muerte. Las primeras, están explotando la palabra zapatista, sus ideas y su sueño, adoptándola al crisol del capitalismo, a fin de negociar unas sillas de poder, y las segundas, están montando un escenario espectacular de auto-afirmación, con “dólares” de caridad, fotos de auto-promoción y desprecio profundo para los “indios ignorantes y politicamente y socialmente incultos”.

Al mismo tiempo, al lado de l@s Zapatistas estuvo y sigue estando gente libre e independiente, que no se afilia a ningún partido, pero de intenciones sinceras de escuchar y ser escuchada, de presentar propuestas e ideas, de reconocer errores y límites, de criticar, pero, sobre todo, de hacer autocrítica, de formar una palabra basada en la práctica; gente que lucha desde abajo por la liberación social y la autoorganización de las necesidades de la sociedad, tanto en México como en todo el mundo, y, hace años, anda junto con este movimiento tan especial y anti-convencional, con la sensación y la convicción que está construyendo una relación de respeto mutuo e interaccionado.

Entre est@s últim@s nos reconocemos nosotr@s mism@s. A través de iniciativas, colectivos, locales autogestionados y ocupas, o individualmente, como miembros del espacio anarquista, antiautoritario y libertario, expresamos nuestra solidaridad de hecho con l@s Zapatistas desde 1994 hasta el día de hoy, porque reconocemos que en Chiapas se crea una realidad con un contenido libertario, no sólo teórico, sino directamente visible y aplicable, un contenido de lucha y perspectiva para todas y todos l@s que resisten a la barbarie del capitalismo, a la intermediación política, económica e ideológica en cualquier parte del mundo.

De acuerdo con esta realidad, caminamos al mismo paso con el sentido anti-vanguardista en lo político y anti-jerárquico de l@s Zapatistas, promovemos procesos de democracia directa y tentativas autoorganizadas, optamos divulgar tanto su palabra como la nuestra a través de redes de contra-información autónomos, y tratamos de organizar nuestra resistencia contra el saqueo de la sociedad y de la naturaleza, en el trabajo, en el barrio, en la ciudad, en la vida cotidiana, a nivel local, regional y/o internacional.

Y eso, porque percibimos la solidaridad como una relación dialéctica, un termino de libertad y un medio de lucha por una vida que no se resume en lo “¡estudia, trabaja, vota, consume!”. Sentimos también que, como l@s Zapatistas, formamos parte de un procedimiento global de rebeldía, en lo que intentamos crear un espacio donde cada uno y cada una de nosotr@s podrá escuchar y proponer, avanzando hacia la formación de una identidad colectiva que no dependa de partidos políticos, burocracias sindicalistas, “intelectuales iluminados”, profesionales de la política y ONGs bien financiadas.

En este procedimiento, deseamos participar de manera activa y desde abajo, formando espacios de libertad para el desarrollo de la creatividad personal y colectiva, reforzando las redes anti-jerárquicas y las formas de comunicación horizontal, promoviendo la autodeterminación individual y colectiva y luchando contra la mentira organizada del poder, los papeles fraccionados, el individualismo, el consumismo, el cinismo, la dictadura del espectáculo, la mediación del comercio en todas las actividades humanas y la farsa electoral de la clase política, sin importar el vestido que ella escoja.

Es decir, consideramos la lucha de l@s Zapatistas como una parte de la guerra social global y de muchos niveles en contra de toda forma de explotación, dominación y dirección, en contra de la descomposición de lo humano, del poder político y económico, de las instituciones jerárquicas y los mecanismos mediáticos de control y represión, por una vida de acción por iniciativa propia, libertad, justicia, dignidad y auto-institución.

Los últimos meses, después de una convocatoria, colectivos y compañer@s del espacio anarquista, antiautoritario y libertario, y adherentes a la zezta internazional hemos formado una iniciativa la cual organizó en Atenas, el 25-26 de Marzo, una jornada de contrainformación, con proyección de vídeos sobre la situación en Chiapas, Oaxaca y Atenco, y una manifestación de solidaridad con l@s Zapatistas, l@s indígenas huelguistas de hambre de este período y l@s pres@s políticos de México.

Además, decidimos enviar este texto a colectivos y grupos por el mundo que han expresado su solidaridad desinteresada con la lucha zapatista, esperando que el constituirá el inicio de un diálogo sobre la importancia y el sentido que ellos le dan a la solidaridad con este movimiento, un espacio de encuentro de percepciones, acercamiento de experiencias y resistencias, y, además, el avance de la solidaridad, la colectividad y la insumisión; con la expectación constante que las luchas autoorganizadas parciales lograrán a tomar conciencia de la dimensión global de la barbarie y conquistarán la palabra y la práctica de una solidaridad que se expresa por hombres, mujeres y niños en resistencia, vivan donde vivan, hagan lo que hagan.
Solidari@s anarquistas, antiautoritari@s y libertari@ssolidaridadzapatist (at) gmail.comAtenas, Grecia.

P.S. Como es evidente, no tenemos relación con el “encuentro europeo para la defensa y la lucha con los pueblos zapatistas y la otra campaña”, convocado por la “Asamblea Abierta de Solidaridad con los Zapatistas y Contra La Represión en Chiapas” (Grecia) y el “Centro de Análisis Político e Investigaciónes Sociales y Económicas A.C.” (CAPISE) en Atenas, el 9-10-11 de Mayo, un encuentro decidido desde arriba, sin ningun trabajo preliminar de intercambio de propuestas y opiniones. Tanto el carácter, como el procedimiento y el contenido político de este encuentro no corresponden a nuestra percepción de la solidaridad y nuestas demandas de lucha.